Web Oficial
Mi reserva
Hotel Mesón del Cid ***
Hotel Mesón del Cid
Burgos, Burgos
Reserva Ahora
+
Fecha
habitaciones
Adultos:
Niños:
2 habitaciones
* menores de 12 años
+ Añadir habitaciones
Código promoción
Fecha de la reserva
Adultos
Niños*
Habitación 1
x
Añadir habitación
Esta página web utiliza cookies. Al continuar navegando por ella, usted acepta el uso de cookies.
Reservando en la web oficial todo son ventajas
> El cofre del Cid, a un paso del Mesón

El cofre del Cid, a un paso del Mesón
Hotel Mesón del Cid

Nadie que visite la ciudad de Burgos puede sustraerse al interés que despierta la figura del Cid Campeador. Al margen de los episodios legendarios que se encargaron de engrandecer su figura, lo que sí es cierto es que este hombre existió de verdad, que nació en un pequeño pueblo burgalés (Vivar) hacia 1048, que batalló al servicio de Alfonso VI, que más tarde perdió su amistad con el monarca, que sufrió un destierro, que conquistó Valencia en 1092… y que allí falleció siete años después.

Los restos del Cid, es decir, Rodrigo Díaz de Vivar, reposan hoy en la Catedral de Burgos. Su mausoleo recibe la visita de decenas de turistas a diario, aunque no siempre reparan en otros detalles que tienen mucho que ver con su figura. Hoy queremos hablaros de la capilla del Corpus Christi de la Catedral de Burgos. En este lugar, colgado de un muro, se encuentra el denominado ‘cofre del Cid’. Es de madera y conserva todos los herrajes. Cuenta la tradición que perteneció al Cid, quien se lo entregó a una familia judía como aval de un préstamo. Lo relata el Poema en uno de sus episodios más importantes, dando cuenta del engaño puesto que, en su interior, no se guardaron monedas ni tesoros, sino arena:

Habla entonces Mío Cid, que en buen hora ciñó espada:
"¡Oh buen Martín Antolínez, el de la valiente lanza!"
Si Dios me da vida he de doblaros la soldada.
Ahora ya tengo gastado todo mi oro y mi plata,
bien veis, Martín Antolínez, que ya no me queda nada.
Plata y oro necesito para toda mi compaña,
No me lo darán de grado, lo he de sacar por las malas.
Martín, con vuestro consejo hacer quisiera dos arcas,
Las llenaremos de arena por que sean muy pesadas,
bien guarnecidas de oro y de clavos adornadas.
Bermejo ha de ser el cuero y los clavos bien dorados.
Buscadme a Raquel y Vidas, decid que voy desterrado
por el rey y que aquí en Burgos el comprar me está vedado.
Que mis bienes pesan mucho y no podría llevármelos,
yo por lo que sea justo se los dejaré empeñados.
Que me juzgue el Creador, y que me juzguen sus santos,
no puedo hacer otra cosa, muy a la fuerza lo hago. (…).

Desde el Mesón del Cid os recomendamos una visita a este lugar, no solo para admirar el famoso arcón, sino la capilla completa, con su altar, la estatua yacente de García Fernández de Castellanos y la escalera que asciende al mismo Archivo Catedralicio. ¿Nos lo contáis a la vuelta?




Twitter: @MesondelCidBur
Facebook.com/HotelRestauranteMesondelcid
Instagram: @mesondelcidburgos
Blog: http://www.mesondelcid.es/noticias.html
Reservas Hotel: http://www.mesondelcid.es/
mesondelcid@mesondelcid.es