Web Oficial
Mi reserva
Hotel Mesón del Cid ***
Hotel Mesón del Cid
Burgos, Burgos
Reserva Ahora
+
Fecha
habitaciones
Adultos:
Niños:
2 habitaciones
* menores de 12 años
+ Añadir habitaciones
Código promoción
Fecha de la reserva
Adultos
Niños*
Habitación 1
x
Añadir habitación
Esta página web utiliza cookies. Al continuar navegando por ella, usted acepta el uso de cookies.
Reservando en la web oficial todo son ventajas
Hotel > Volver a Burgos
Compartir

Volver a Burgos
Hotel Mesón del Cid

No hace falta estar cargado de razones para regresar a una ciudad. De hecho, cuando los motivos de trabajo no obligan a viajar, elegir un destino u otro tiene más que ver con la emoción, el recuerdo o la necesidad de revisitar lugares donde un día fuimos felices. ¿Se acuerda cuándo estuvo en Burgos por primera vez? ¿Lo único que conoce son los pináculos de la Catedral desde la carretera? ¿Solo nos ha visitado una vez y se marchó pensando: “Tengo que volver”? La ciudad de Burgos tiene un encanto especial. Atrapa, pero deja marchar. Emociona tan sutilmente, que cualquiera desea regresar de nuevo. Escoltada por el Arlanzón y protegida por su Catedral, esta ciudad histórica recibe siempre al visitante con hospitalidad. No deje pasar más tiempo y acérquese a la ciudad de Burgos.

La oferta patrimonial y cultural es desbordante. Empiece visitando un lugar y luego tire del hilo. ¡Es fácil! Burgos es una ciudad para caminar, hecha a la medida del hombre. ¿No sabe por dónde empezar? La Catedral, el Real Monasterio de las Huelgas, la Cartuja de Miraflores, el Museo de la Evolución Humana, la Iglesia de San Nicolás, el Arco de Santa María, el Museo del Libro Fadrique de Basilea… Es complicado enumerar todos los atractivos de nuestra ciudad, pero en nuestra casa le recomendamos cómo aprovechar mejor su visita. Por cierto, si reserva en el hotel del Mesón del Cid, al menos con 14 días de antelación, obtendrá un 8% de descuento en su reserva. No solo le garantizamos que su estancia será agradable, sino también las mejores vistas de la Catedral de Burgos. Podrá comprobarlo con un sencillo gesto: abriendo la ventana de su habitación. El espectáculo está garantizado. Y, cuando se marche, querrá regresar… otra vez a Burgos.